Oral History Interview with Camilo Flores Jiménez
June 22, 2012, in Vícam Switch, Sonora

Andrew Offenburger
Miami University

camilofloresjimenez.jpg
 
 

Length: 48 minutes, 51 seconds
Transcription: Benjamin Alonso

Flores: Yo decía que a partir de 1533 hay un parteaguas en la situación de la tribu yaqui: ahí se da a conocer como pueblo o nación que defiende un territorio. Ese territorio fue defendido muy activamente por los yaquis hasta 1748, cuando el gobierno español le reconoce su situación de autonomía. Y entonces la lucha que se establece a partir de 1880, ya en el gobierno de Porfirio Díaz, ven ellos que el Valle del Yaqui, que era propiedad de la tribu, o que lo defendía, tenía una situación ventajosa de terreno plano, tierra de muy buena calidad. Entonces ellos trataron de apoderarse. ¿Cómo? Bueno, fueron las mismas masacres que se usaron con otros indios, de Estados Unidos.

Entonces a partir de 1880 empieza una guerra de exterminio, que sucesivamente se fueron llevando a cabo… y eso, que antes le decían el Delta Yaqui, que es la parte que es ahorita el Valle del Yaqui, es lo que provoca esa guerra de exterminio. Entre los planes que nosotros consideramos tenía Porfirio Díaz, era vendérselos a extranjeros, de Europa principalmente. Y sí uno que otro mexicano pero con muchos recursos. Entonces sí se logró el despojo contra la tribu yaqui pero costó mucha sangre. Yo nací en el sur.

Offenburger: Ah sí?

Flores: A mí papá se lo llevaron recién nacido, con mi abuela, a Yucatán. Entonces allá creció mi papá. Y en 1913, cuando ya está en sus albores la revolución, los agregan a sus filas; esto que le llaman leva: que los meten de militares y no hay otra opción.

Él estuvo hasta que se retiró. Después ya… Pero en el caso del Valle del Yaqui, ahorita hay dos pugnas sobre dos pueblos que quedaron de aquel lado, pero que la tribu yaqui se replegó para este lado del río, que es: Loma de Guamuchil, Cocorit y Bacum que se recorre hasta Bataconcica, pero el Rio Yaqui ya estaba situado en la Loma de Bacum, más acá todavía. Esos eran los dos pueblos cabecera, o sea los dos pueblos que estaban al sur. Y por la misma situación de distancia en cuanto al apoyo de los demás pueblos, en caso de invasión, se sintieron desprotegidos, pero también había otra lucha paralela de exterminio. O sea ya no los dejaron que se colocaran en esos dos pueblos. En ese sentido se agruparon para acá Cócorit, que es ahorita Loma de Guamuchil, Bacum y Loma de Bacum.

El punto es que en 1937, cuando el señor general Lazaro Cárdenas entra como presidente de México… 1934. Ahí empieza a trabajar con un grupo de técnicos a que la tribu yaqui tuviera ya una justicia social, por decirlo así, de que se le iba a dar terreno y agua, por supuesto.

Offenburger: Eso fue con Lazaro Cárdenas.

Flores: Sí, con Lazaro Cárdenas. Pero en este caso, cuando se reúne con los ocho pueblos en Potam, ahí les pregunta el general, “¿qué quieren que yo les haga, ahora que soy (jefe del) ejecutivo federal?”. Hay un capitán que le llaman Santemea que le dijo: Señor general, queremos los linderos antiguos, que son del Río Cocoraque, que está más allá del aeropuerto (de Ciudad Obregón), o pegado a Fundición, y el otro límite era el Río Mátape, que está de Guaymas más allá. Entre esas dos era el territorio antiguo. Entonces Cárdenas les aclara y les dice “ya no se puede nada de esto porque otros gobiernos han colocado gente. Ya los han dado ahí, pero voy a hacerles un territorio nuevo. En el que ustedes van a ser los propietarios, van a ser los que dispongan de ese territorio, para la supervivencia y para tener los apoyos económicos.” Sin embargo, ese territorio que designó Cárdenas hasta ahorita no está realizado. En la investigación que tengo sobre este tema, nos quitaron 57,000 hectáreas.

Offenburger: De ese territorio que no reconocen pero ustedes sí… dicen que es el territorio viejo.

Flores: Del territorio nuevo. El territorio viejo ya está cancelado. Ya no hay manera de decir: “esto queremos” porque ya están colocadas otras comunidades.

Entonces en el territorio nuevo, hasta ahorita, hay una confusión entre nosotros, de que no saben cómo es que está el truco de ese despojo. Porque se hizo de forma oculta; en forma ventajosa. Se impone, desde luego. Entonces esa fue la tarea que me di, para esclarecer precisamente ese detalle. Lo tengo nada más que me falta que le den una revisada y corregir algunos pequeños detalles que se me hayan pasado, o agregarle otros aspectos.

Eso fue a finales del año pasado. Ahora a principios de este, cuando estoy viendo que el agua ya no existe… el agua para riego. Que potencialmente eran 80,000 hectáreas que se iban a estar apoyando con agua conforme se fueran desmontando. Más no hay tal agua ahorita porque también se la llevaron.

Ahorita lo que estoy viendo es que el gobierno federal, el gobierno de México, no haya cómo dar una explicación sobre ese despojo. Por eso es que ahora que fueron con Calderón, el señor presidente, los funcionarios panistas tampoco saben. Antes prevaleció el PRI pero ahora desde hace 12 años está el PAN. Entonces ni el PRI ni el PAN saben cómo quedó el enredo. Yo lo tengo, pero necesito organizarme para dar una explicación. Tengo los detalles.

Entonces ahorita en cuanto a que la tribu yaqui padeció la persecución, el destierro, las deportaciones a Yucatán y a Valle Nacional, cómo es que el fenómeno se presenta cuando la misma revolución sirve para que la tribu yaqui se reivindique para venirse hasta acá. Pero no lo hacen luego. En 1946, cuando llegamos, yo venía chamaco. Ese año es cuando el gobierno dice pues vamos a mandar los yaquis otra vez allá a su comunidad, para que ya cuando se retiren pues tengan ahí un beneficio de posesión de tierras, algún patrimonio.

Pero no se les dio así, en cuanto a que la limitación de que la parte más baja es la que tiene riego y es la que ya está posesionada desde hace muchos años. Entonces ya no ha habido más posesiones nuevas. Ha habido pero en la zona de bombeo y ha sido muy limitado.

Entonces para responder a dudas que tengan necesito que me pregunten. Por ejemplo, qué hay de esto, qué hay de lo otro…

Offenburger: Ah no, está bien. Es la historia en acción lo que está haciendo usted. [se rie]

Y bueno, ¿usted ve enlaces entre esas historias antiguas y lo que está pasando hoy por hoy? O sea, ¿es un ciclo para usted? ¿Le parece que así sea?

Flores: Sí, es un ciclo. Ahorita estamos en un ciclo de corrupción en el que el gobierno mismo nos está acosando, para que por medio de recursos económicos la tribu yaqui no hable. Nos está bombardeando con recursos, a un grupito de nosotros. Entonces esos están callados. Ahorita por ejemplo está la protesta.

Offenburger: ¿Y por eso hay conflicto entre...?

Flores: …Están las protestas de la no aceptación del acueducto del Novillo a Hermosillo. Y hay autoridades que no están diciendo absolutamente nada. ¿Por qué? Porque ha habido dinero.

Offenburger: ¿Y su papá y su abuelo hablaron de esos tiempos cuando tuvieron que mudar?

Flores: Sí, inclusive ellos padecieron aquí mismo, en el estado persecución. La codicia del gobierno era a tal grado de que no quería que hubiera reclamos, entonces sí hay esa situación de lucha, la cual se hizo de forma organizada, en la defensa duró mucho la idea de “vencer o morir,” pero había que morir en la raya, como dijo Zapata “más vale morir de pie que morir de rodillas.” Entonces así, algunos se la jugaron, por ejemplo, aquí llegaban unidades de guerra, del ejército, pero también se los acabaron. No fue muy fácil. En la batalla que hubo en Mazocoba, ahí desde el amanecer empezaron las ejecuciones, con la orden de matar y ahí hasta el anochecer sonaban las ametralladoras y hubo familias enteras que se suicidaban, se aventaban al acantilado, se tiraban. Eso sucedió ya más recientemente, pero si hubo algunos hombres que destacaron por su heroísmo, por ejemplo Islas, éste muchacho se ponía camisa roja para ser más visible y se burlaba de los federales y les tenía tantas ganas, que cuando lo emboscaron, un soldado dijo “denme chanza de partirle el cráneo con una piedra.” A este hombre ya lo conocían como el de la camisa colorada, los provocaba y no le podían hacer nada, eso es de lo que más le daba coraje a los federales. Entonces, en una emboscada lo trataron como un héroe porque cuando iba conduciendo a un grupo de yaquis (niños, mujeres, ancianos), él vió que venía un grupo de militares y de repente dijo “saben qué, tu llévate a la gente hacia acá y yo me voy al frente” y él solo se puso a defenderlos mientras ellos subían, y así pasó. Dolores Islas se conoce como el yaqui de la camisa colorada. Y así sucesivamente, hay muchas cosas por contar.

Offenburger: ¿Sus padres o parientes hablaron de cómo era la vida allá en Yucatán, o en el sur? ¿Recuerda algunos detalles? Por ejemplo ¿pensaron que era esclavitud?

Flores: Sí, a cada persona adulta la vendían a 65 pesos, mujer u hombre. Hay dos etapas, por ejemplo, en el Valle Nacional estaba una producción de tabaco, era un español quien estaba al frente. Ahí no era tanto el castigo sino la siembra del henequén en Yucatán, ahí sí. Yo, estando en una reunión de pueblos indígenas, hice la pregunta ante el auditorio que venían de Yucatán, les pedí que me dijeran si había panteones yaquis, les pregunté si sabían por qué no hubo panteones, o si sabían dónde se encontraban los restos de los miles de yaquis que se llevaban, y les expliqué el porqué; cuando morían los yaquis extenuados porque no podían seguir, los arrojaban a un pantano y se los comían los cocodrilos. Entonces, es el motivo porque cual no hubo panteones. Luego les hice otra pregunta, que tampoco me pudieron responder. Les pregunté si sabían que los yucatecos habían sido vendidos a Cuba, y no sabían. Como había poco potencial en mano de obra, se echaron mano de todos los indígenas. Aquí se acabaron dos razas, se terminaron, y los yaquis resistieron por que tuvieron, yo creo, las agallas. Me platicaba mi papá que cuando iban a dejarles lonche a los que trabajaban en el campo en la producción henequenera, dice que al que tuviera una falta lo colocaban boca abajo encima de una paca de pastura, y ahí lo empezaban a chicotear, había un chicotero oficial, no era un flaco como yo, era un gordo. Dice que lo castigaban a azotes según la falta, una cubeta como esa, con naranjas agrias partida por la mitad. Una vez que lo azotaban, el que ya estaba comisionado le daban una media naranja agria. Decía mi papá que lo que vino a salvar esa situación tan triste fue la aparición de la revolución mexicana. En 1912-1913.

Offenburger: Y de ahí pasaron al sur o él tuvo que trabajar en el ejército, ¿no?

Flores: Si, a él lo agarran como militar.

Offenburger: Y después ¿cómo volvieron aquí?

Flores: Había una promesa del gobierno federal de que los yaquis volverían a su tierra, pero no hallaban el momento propicio ¿por qué razón?, por que apareció la segunda guerra mundial. Entonces, la guerra terminó en el 45 y en el 46 llegamos aquí. Por ese motivo no se definía el momento más conveniente para regresar a los yaquis a su tierra de origen.

Offenburger: Y cuando llegaron, tal vez no lo recuerda bien, pero hay divisiones sociales entre los yaquis…

Flores: Sí, ya había. Mi mamá estuvo en Tórim durante la persecución y llegaron a la sierra. Hubo muchas contrariedades entre los mismos yaquis porque había dos grupos de caujomes, (caujomes eran los rebeldes) había dos clases; los radicales y los que tenían conciencia de que había que conservar la vida, descubrieron al final que los radicales no eran yaquis, eran mestizos. El yaqui genuino es más noble y el que ya viene mezclado, hasta ahorita lo estamos viendo, son más ventajosos.

Offenburger: Lo que yo estoy estudiando, específicamente una parte de la historia, son las comisiones de paz que intentaron hacer varias veces, a partir de 1890, pero uno específicamente pasó cuando comenzó la revolución y tuvieron problemas porque muchos jefes querían trabajar con el estado para alcanzar la paz pero otros no, como los sibaloume. ¿Sabe otras historias sobre sibaloume o esos rebeldes? ¿Hoy por hoy se ven implacables, que hicieron daño o que ayudaron?

Flores: Se ven más combativos. De ellos tenemos la noción de que nunca hicieron amistad con ningún blanco. No le tenían confianza a nadie. Yo, en la parte del territorio que estoy metiendo, precisamente de Yucatán, de algunas guerras, quienes eran los personajes, quienes eran los generales. Encuentro mucho material de investigación, lo que más o menos aprendí, así como dicen, de pasada. El que escribe mucho acerca de la tribu yaqui fue Alfonso Fábila, era profesor. El escribe muchos detalles, inclusive los nombres de personajes. Aquí, primeramente, en 1880, el que descarta es Juan Ignacio Josecamea. Él tenía una visión de que si nos juntamos todos los indígenas, hacemos un frente de lucha, era la confederación de indígenas sonorenses. Entonces el gobierno decide quitarlo y en 1825 a 1928 hay persecución y lo elimina. Ahí es donde aparece Cajeme, cuando ya ni está presente Juan Ignacio Josecamea, después de la muerte de Cajeme aparece una serie de líderes más, que también fueron parte de la defensa. En los mapas que copié de Fábila, en la etapa en la que revienta la lucha, en ellos muestra la lucha que se dio, no sólo en el Bacatete, sino en parte de la Sierra Madre Occidental, incluye Caborca, Moctezuma, es un desplazamiento grande, debido a que la población yaqui era numerosa.

Offenburger: Quisiera que me hablara de Luis Buli, ¿usted lo ve como traidor por haber sido soldado, o lo ve como un yaqui noble porque estaba intentando acomodar…?

Flores: Es el mismo caso de Cajeme, quien por ser capitán, generaba sospecha. Pero este hombre a veces ignoraba cuál era la realidad, por ejemplo, la masacre que hubo aquí en Bacum, en donde mataron a mucha gente en la iglesia. Los que eran militares eran Bule, Luis Espinoza, eran varios Luises, Ignacio Mori, a este último, lo envenenaron en Veracruz, junto con un ayudante de él.

Offenburger: Por casualidad, ¿ha escuchado el nombre Deljohn? Fue un comisionado de paz en tiempos de la revolución, pero no era de aquí, sino de Sudáfrica. Fue blanco, él vino después de que perdió todas sus tierras allá, en Sudáfrica y vino toda una colonia acá en Chihuahua. Deljohn fue conocido como guerrero y Madero le pidió ayuda para trabajar con la Tribu Yaqui. A partir de su historia, llegó mi curiosidad por los yaquis.

Flores: Me hace recordar al sueco que se unió a Pancho Villa, quien tenía a Ángeles de artillero. Hace años leí acerca de él. Un dato curioso fue que también era artillero.

Offenburger: Muchos datos curiosos hay en todo esto, y algo que fue constante era la lucha de la tribu yaqui por sus tierras.

Flores: Ese es el grito angustioso de la tribu yaqui. Hay una historia que data de que por aquí pasaron algunas tribus que están en el sur y que se establecieron en Tenochtitlan, no la tengo a la mano pero fue cuando proféticamente vieron al águila. Hay un testimonio que dice que cuando pasaron por aquí había dos tribus guerreras que no eran muy pacíficas, eran los apaches y los yaquis. Se supone que la tribu yaqui se posicionó de estas tierras mucho antes que las demás que llegaron después. Por eso es que se dice que la tribu yaqui es la tribu legítima. Cuando se dice que los pueblos indígenas procedentes de Asia pasaron por aquí,  establecen un momento, cuando el estrecho de Bering se convierte en hielo y que es por ahí por donde pasaron. Hay mucho material de investigación.

Offenburger: Esto me ayuda mucho. ¿Usted sabe de otras personas que sepan de la historia de esos tiempos, de la tierra y la revolución?

Flores: Sí, está un profesor que escribe acerca de esos tiempos. Él se encuentra en La loma de Guamuchil, escribe en un periódico que se llama Vícam Switch. Siempre inserta en el periódico temas de historia, de batallas y asuntos por el estilo. De hecho, yo tengo pendiente un pasaje histórico, de cuando los yaquis fueron a comprar armamento a Estados Unidos. Una duda que yo tengo es sobre si intercambiaron oro por armas. Había un lugar en donde disponían oro, en esa ocasión se fueron 37 yaquis, de esos 37 había dos niños. Tuvieron éxito en cuanto al trueque que hicieron del oro por armas, que en esos momentos creo que las armas eran una novedad, era de lo mejor. A su regreso venían atravesando el monte, pero al llegar a Magdalena pensaron que era un lugar apropiado para descansar, entonces el responsable del grupo comentó que andaba ganado suelto, un animal del ganado causó extrañeza debido a que no tenía sus extremidades, pensaron entonces que era un suceso sobrenatural y lo vieron como un mensaje premonitor, es decir, lo vieron como un aviso sobre algo que estaba por pasar. Sin embargo, terminaron de comer y continuaron su camino, cuando de repente vieron militares dando vuelta en una especie como de caracol. Fue en ese momento que pensaron que ese era el mensaje del animal sin extremidades, lo asociaron con eso. Dadas las circunstancias, estaban dispuestos a usar las armas. Pero, me dijo mi tío José María López --- procedente de Torim, quien fue uno de los que fueron participes de esa anécdota,   que de los 37 que fueron sólo llegaron 35 de regreso, a los otros 2 los mataron. Consultando otro libro, que no recuerdo en donde quedó, descubro en ese enfrentamiento intervino el gobierno del Estado y ordenó que esos cuerpos fueran trasladados a Hermosillo y para el traslado había disponibles carros, mismos que habían sido obsequiados por Alemania al gobierno de Sonora y  una de las características significativas que tenían éstos carros eran las llantas, pues éstas no tenían cámara, eran de hule, no eran como las que se usan ahora. Dicen que cuando fueron a ver a estos muertos, no tuvieron otra alternativa más que enterrarlos en fosas comunes o quemarlos. Éste es el tema que tengo pendiente, y en éste relato también incluyo sobre lo que pasó en Potam en donde un pelotón del ejército conformado por 12 personas (en caballería se usa la misma cantidad de soldados, pero tiene otro nombre), éste pelotón se alojó en la iglesia y mataban a la gente que se le ocurriera pasar por enfrente de ellos, y con la sangre de los cadáveres rayaban la pared “los gallitos de Potam”. Los Caujomes (los yaquis que habitaban en la sierra) recibieron esta queja, a quienes empezaron a provocar hasta que los trajeron aquí, cerca de una curva que está cerca de aquí, en donde los emboscaron y los metieron a una especie de canal seco, por donde pasaban carretas, en aquellos tiempos no había carros, y los acribillaron a todos. En 1952 yo venía de Oroz caminando, porque en ese entonces allí vivía, y por donde está una segunda curva (en esos tiempos estaban construyendo los puentes para la carretera Internacional) y vi a un topo empujando tierra y de repente llega a donde estaba un montón de huesos de los cadáveres, aun conservaban sus botas.

Offenburger: Y cómo se llama el profesor que me comenta que sabe de estas historias?

Flores: Se llama Doroteo Buitimea, le dicen Franki y vive en la Loma de Guamuchil. Tiene mucho material histórico, es un profesor yaqui jubilado.

Offenburger: Yo continuaré por estos rumbos hasta la semana próxima y volveré después porque tengo a mi familia allá, tengo dos hijas cerca de Nueva York y está muy lejos de aquí. Pero le agradezco por compartir la historia conmigo.

Flores: Si yo tuviera los recursos, ya hubiera sacado una copia de lo que tengo recopilado y te lo daría pero todavía no tengo a mi alcance los recursos materiales. Requiero también ajustar algunos detalles, corregir datos. Mi trabajo lo tengo en la etapa de revisión, el asunto del despojo del agua. Según mi criterio, estoy descubriendo el agua tibia, es decir, “el hilo negro”. La mayoría de la gente desconoce toda ésta historia. Entre todo este asunto hay una rama en la que los mismos funcionarios del gobierno desconocen. Existió un británico muy estimado de Cárdenas, se llamó Salvador Teuger…. Ese ingeniero era el oficial mayor del departamento agrario (que ahora es la reforma agraria), él descubrió cuántos planos hizo Cárdenas, cuantas demandas, el núcleo de población de la tribu que fueron atendidos por Cárdenas y delata al abogado Alonso Fernández, de la misma dependencia. Eso sucede en los primeros días del mes de enero de 1940, le declara que se aboque a la recopilación de algunos datos. El que estaba haciendo todo este robo fue la Secretaria de Agricultura (Ahora SAGARPA)

Offenburger: Ahí comenzaron los problemas porque en 1900 ya estaba pasando eso…

Flores: También hay un detalle oculto que estoy sacando a la luz. En 1880 se declara el exterminio de la tribu yaqui para apoderarse del Valle del yaqui. En 1990 el general Porfirio Díaz, hace contrato con una compañía norteamericana llamada Compañía de Irrigación. En 1902 quiebra, era el momento en que había persecución a muerte de la tribu, por eso Cocorit y Bacum quedaron de aquel lado. Entonces desde 1902 hasta 1908, esta compañía interviene con una comisión para vender los activos y ahí es donde viene y reclama Carlos Conan un cuadrilátero, el precio que tenía cada hectárea era de 10 pesos. En 1908 es cuando entra la Compañía Richardson y todavía cuando entra Cárdenas como presidente en 1934 se encontraba gran parte de ese terreno, posicionado. También encuentro que tuvo que ser demandado, se le hizo juicio por que no quería soltar las tierras.

Offenburger: Sí. Yo tengo un mapa de la compañía Richardson, que encontré en los Archivos del Estado, en Hermosillo. ¿Usted en qué trabaja? Me parece que es historiador.

Flores: Tengo todo un historial, fui militar en la parte de transmisiones, fui radio operador, en donde prevalecía la clave morse. Trabajé en el Banco Rural. Fui secretario segundo de Vicam, secretario segundo de Potam. Después fui comisario de policía municipal de Potam y ahorita estoy como secretario de una organización que se llama Medicina Ancestral.

Offenburger: Me parece que usted sabe mucho y es una fuente importante para la historia de los yaquis.

Flores: Ya con una guía podría relatar más apegado a la consecución histórica.

Offenburger: ¿En qué va a resultar el trabajo que está haciendo?

Flores: Es un tema no muy definido. El detalle está en que la oposición que tengo ahorita son los líderes quienes no están de acuerdo en que se me consulte. Necesito que la gente despierte.

Offenburger: ¿Usted ha escrito algunas cosas?

Flores: Si, lo tengo escrito, te lo mostraré. Lo que es el territorio consta de 400 hojas.